POPULARTOP

12 Pasos para ser un buen actor de teatro

Comentarios desactivados en 12 Pasos para ser un buen actor de teatro
Por Fatima de Abreu @FatimaDeAbreu

Si alguna vez quisiste incursionar en la actuación o necesitas algunos consejos al respecto, este artículo te ayudará a mejorar como actor con solo unos pasos simples. Además, aumentará las probabilidades de que obtengas un papel importante.

1 Relájate.

Un gran actor pasa toda su carrera aprendiendo a relajar los músculos de su rostro y el cuerpo a voluntad. La tensión es muy obvia cuando estás sobre el escenario. Tu voz sonará débil y vacilante y tus movimientos serán inestables y desgarbados. Para evitar mostrar esta rigidez y nerviosismo cuando actúas, es importante mantenerte tan relajado como sea posible.

2 Centra tu atención en un objeto sobre el escenario.

Puede ser otro actor, un accesorio.. Concentrarte en el momento te permite permanecer en el personaje e intensifica la verosimilitud del papel y de la obra en sí. Además, si te sientes tenso, intenta no jugar con tu vestimenta o hacer otros gestos nerviosos, simplemente mira a la parte trasera del teatro o a tu punto de enfoque.

3 Métete completamente en el papel.

Olvida que actúas y trata de convertirte en el personaje que interpretas. Imagina cómo reacciona esa persona ante la vida, cómo se viste, camina, piensa y conversa con los otros. No temas actuar como alguien más. Recurre a estas proyecciones cuando interpretes al personaje.

4 Recuerda que todo se exagera sobre el escenario.

Si estás sobre el escenario, tienes que pronunciar las palabras (hablar claramente). Tienes que mostrar todas las expresiones de tu rostro de una manera más intensa y, sin embargo, recuerda que debes permanecer relajado. Si sientes que estás sobreactuando, entonces probablemente estés actuando solo lo necesario. Los ojos, la sonrisa, las expresiones faciales, los gestos, tienen que ser más amplios y dramáticos que en la vida real. Sin embargo, ten cuidado si actúas frente a una cámara. En este caso, tienes que ser más sutil (como en la vida real).

5 Trata las cosas pequeñas como si fueran muy importantes.

Si actúas para una audiencia en vivo o en una película, tendrás que hacer todo los que puedas para conseguir que la audiencia crea al personaje que tratas de ser. Si el guión dice que estás a punto de llorar, parpadea intensamente, mira hacia abajo, juega con tu ropa y trata de mirar sin parpadear hasta que salgan las lágrimas. Incluye todas las sensaciones que puedas (como reproducir música, ponerte maquillaje, encender algunas luces). Esto incluye cambiar tu voz.

6 Trabaja en proyectar tu voz.

Invierte en un grabador barato (de cintas, de discos, una memoria portátil, cualquier cosa con la que te sientas cómodo). Coloca el grabador lejos de ti, al menos a 6 metros (20 pies), presiona el botón para grabar y retrocede. Di una simple oración, como «El cielo es azul como mi camisa de tul». Sigue tratando con oraciones distintas («Tres tristes tigres» es una oración famosa). Escucha cómo suenas en la grabación. Aumenta la dificultad alejándote cada vez más. Esto hará que debas proyectar más la voz.

7 Toma aliento y pronuncia aliteraciones.

Haz varios calentamientos vocales para asegurarte de no forzar las cuerdas vocales. Concéntrate en pronunciar las palabras para que tu voz salga claramente. Prueba con una oración compleja como «Poco coco compro pues como poco». Trata de pronunciarla con o sin emociones. Luego vuelve a reproducir la grabación. Hablar claramente es importante, así que practica «pro-nun-cian-do» cada sílaba. Sin embargo, recuerda que al actuar, no puedes hacerlo. Es solo un ejercicio que debes hacerlo frente al espejo, con el fin de practicar.

8 Concéntrate en tus expresiones.

Las expresiones faciales son muy importantes y combinarlas con respuestas vocales es un arte de sincronización importante. Di un simple «¡oh!» enfrente de un espejo observando tu rostro y escuchando tu voz cada vez. Prueba con los siguientes estados de ánimo: tristeza, admiración, enojo, temor, emoción y cualquiera que se te ocurra.

9 Practica tus líneas sin cesar.

    Saca muchas copias. Escríbelas o imprímelas para que puedas encontrar una copia fácilmente. Conserva una copia en tu cartera, en el cajón del escritorio, al lado de tu cama, en el baño, la mesa de la cocina, en la pared o enfrente de tu ventana favorita.

    Lee tus líneas cada vez que puedas (antes de ir a la cama, cuando te levantas en la mañana, al esperar un bus, al cocinar la cena). Recita las líneas una y otra vez, recordando incluir la entonación y las expresiones para que se conviertan en una segunda naturaleza al actuarlas sobre el escenario.

    10 Conoce a personas.

Trata de conocer un grupo diverso de personas. Probablemente no podrás actuar como alguien que nunca hayas conocido. Habla con las personas con las que normalmente no se te ocurre pasar tiempo. Ellas pueden enseñarte más sobre los diferentes tipos de personas y las diferentes formas de ver nuestro maravilloso mundo.

11 Aprende de otros actores.

Aprender de otros no es hacer trampa o perder tu identidad. Observa a otros actores y mira lo que hacen con los papeles que les dan. Al hacerlo, aprenderás más. Puedes ver las cosas que hacen, las cuales podrían ayudarte a desarrollar aún más tu propio estilo de actuación y darte ideas para superar los aspectos de la actuación que te pueden parecer extrañas o difíciles. Hazles preguntas y pídeles ayuda. La mayoría de actores estarán dispuestos a ofrecerte algunos consejos.

12 Usa las luces del escenario para aniquilar el temor escénico.

Si sientes temor de actuar en un escenario, no te preocupes. Cuando las luces de la sala se apagan y se encienden las del escenario, no podrás ver a la audiencia (excepto a uno o dos personas posiblemente). Luego de eso el cielo estará despejado.

 

Basado en:

http://es.wikihow.com

Comentarios

Comentarios

A %d blogueros les gusta esto: